viernes, 11 de junio de 2010

Un dia más

Otra vez salí a caminar, me senté a recordar lo triste de las pérdidas, lo mucho que una se esfuerza por conservar todo, el ánimo por ejemplo y… Es tan fácil perderlo, y tan difícil recuperarlo.

Muchas veces nos ponemos a pensar por qué las cosas se ponen tan difíciles, cuantas veces he dicho: “¿por qué a mí?”. Hoy sentada en la plaza que hay detrás de mi casa nueva, me dí cuenta de cuánta gente ya no se preocupa por otros, sólo por sí mismos, todos caminaban, algunos iban y otros venían nadie se detenía a verme, a nadie le importaba que estuviera con mis ojos llenos de lágrimas, nadie se detuvo a peguntarme que me sucedía, mas todos seguían sus caminos…

Iban a sus trabajos, quizá a su casa, yo lloraba y ellos con el ceño rígido sin mirar a los lados sólo hacia delante, quizás en sus cabezas había preocupaciones... quizás no.

Después de mucho pensar regresé a casa y me di cuenta que sólo yo podía ayudar a que mi animo mejorara… Desde esa tarde me quedo en casa, ya no voy a la plaza a llorar, prácticamente casi no lloro porque por fin me di cuenta que más allá de una discusión o el trabajo, o lo que sea que pueda hacer que me ponga mal, no es tan importante.


Descubrí que hay un mundo afuera y uno dentro mío, que nada ni nadie puede lastimarme si yo no lo deseo, aprendí que la única forma de estar bien es dejar que las heridas cicatricen solas, todo tiene su tiempo y… Nada es tan terrible como para perder la cabeza por ello, todo lo malo que te pueda ocurrir debes recordar que siempre dejará una enseñanza en ti…

El ocaso de otro día llega, recordándome que no fue suficiente largo el día para acabar de resolver mis problemas.
Me invade la impaciencia, trato de resolver mis problemas y estos se hacen más grandes o empiezan otros nuevos.

Siento que camino en medio de la niebla, ya que no encuentro nada más que tropiezos, pero cuando más sola me siento, cuándo grito y escucho solo el eco de mi voz, ahí está, esa mano desconocida que siempre toca mi hombro, enjuga las lágrimas de mi rostro y me ayuda a levantarme.

Pero no puedo ver su rostro en medio de la espesa niebla, no se quien es, pero siempre hace lo mismo cada vez que caigo y siento que jamás volveré a levantarme.

Mis pensamientos se revuelven creando un caos en mi cabeza. El pasado llega pero no me atormenta ya, me da una pequeña luz que me ayuda a pasar algunos obstáculos del camino, pero no me ayuda cuando los obstáculos son nuevos para mí.

He tenido que aprender rápidamente a pasarlos antes de que el día termine, pero otras veces son tan grandes, que veo pasar varios ocasos y no puedo superarlos. Parece que la vida se ha empeñado en darme sus mejores golpes, pero me ha enseñado a evadir varios y acertar algunos en contra de ella, pero por cada golpe que logro regresarle me da diez más.

Me siento cansada, pero mi instinto de supervivencia me obliga a seguir en pie hasta que el encuentro termine, sin importar si salgo victoriosa o no. Lo único que quiero es poder sentarme y tomar un respiro, pero la vida es rápida y no me da tiempo de nada.

El ocaso de otro día llega, y me doy cuenta que el encuentro terminó, es hora de descansar para iniciar otro encuentro más, pero mis pensamientos no me dejan, ahora tengo que acallarlos hasta el amanecer de un nuevo día.

Sólo trato de no volver a cometer el mismo error... Levántarme cada mañana y sonreir porque es la única forma de que mi día empiece bien… y de no te dejarme vencer... Cuando mi cielo esta gris y nubes negras amenazan con descargar fuertes lluvias, y siento que no tengo con que cubrirte... pienso que tras ese cielo gris, hay un sol que todavía brilla y no tardará en salir para darme su luz.

Cuando con fuerza la tormenta azota, y una gran tempestad amenaza con destruirlo todo a su paso... pienso que después de la tormenta, siempre ha de llegar la calma. Cuando creo que lo he perdido todo, porque sólo veo ruinas a mi alrededor y pienso que la pérdida es irreparable; cuando ves que todo se ha derrumbado... Siempre intento recordar que, mientras exista vida, también hay ¡esperanzas!



Free CursorsMyspace LayoutsMyspace Comments